Copy of Frases (11)


 

Anuncios

Sur de Bolivia

  • ¿De dónde vengo?

Del sur de Bolivia.

Veo atardeceres desde el aire, amanezco sobre rocas que me contienen del susurro del viento nocturno.

Tengo la cara reseca y los labios partidos por estar a la intemperie durante largas caminatas diarias.

  • ¿Dónde estoy?

En fin del mundo.

Me rodean compañeros de ruta, amigos y vecinos de la misma aldea de vidas pasadas.

  • ¿Qué me preocupa?

Lo que voy a soñar esta noche.

Puede ser algo maravilloso y sorprendente como haberme cruzado en una esquina a mi amor sin haberlo planeado. O quizás soñar con la vieja paralítica de ojos desorbitados y el hombre adulto desvencijado que apenas puede trasladar semejante silla de ruedas con la mujer de ojos exagerados.

  • ¿En qué me comparo?

En lo emocional.

No quiero terminar borracha con mi marido en mi casamiento y ver mi alrededor carente de afecto.

  • ¿Qué extraño?

Sus caricias y su forma de arroparme.

También que me pregunte qué quiero almorzar cuando iba de visita.

  • ¿Por qué la escucho?

Por compasión.

Porque me siento reflejada en esos espacios de desesperación. Por inquietud, porque no quiero olvidarme de dónde vengo, del sur de Bolivia.

-♥-


La red y yo

Mi vida era un camino sin salida, mirando a la gente pasar, agendando reuniones y contestando mails de la gente para no dejar nada atrás.

Hasta que un día ella apareció, sutil, sin hacer mucho alboroto, pero pavoneándose como si fuera la estrella del lugar… LA RED.

Al principio sentí miedo, sobre todo porque me dijo que yo era responsable de su accionar, que a partir de ese momento sólo hablaría a través de lo que yo le dijera… que no tendría contenido sin que yo la alimente.

¿Con quién hablar? ¿A quién buscar? ¿Dónde encontraría su comida para que no se quedara callada más de 24 hs seguidas?

La desesperación se apoderó de mí, nunca tuve una responsabilidad semejante, nunca tuve un papel tan cercano al escenario cibernético del mundo y representando las voces de una institución de este estilo.

Calmate me decía, vos podés hacerlo, estás en condiciones de afrontar una tarea de gran envergadura -para vos, G.G.-, pero nada hacía desaparecer el estrés de esta nueva actividad.

Hasta que vislumbré mi futuro, tomando las riendas de la expresión, de la información y su correspondiente comunicación, apoyándome en gente que ya no sólo pasaba, sino que me ayudaba a generar contenido y que discutía cuál era la mejor forma de hacerlo… sin tanta soledad.

Y partir de ahí entendí, que las cosas no pasan porque sí, sino porque tenía las capacidades necesarias para hacerlo y que la vida no me había puesto ahí, yo había puesto ahí a mi vida… que la red y yo seríamos grandes amigas.

Andrés G. Pérez Ruffa


 

Serie: Common Sense

Common Sense BIS (2)


 

Serie: Common Sense

Arrear Common Sense (4) (1)


 

Carta de amor

Ma tres chere, mi querida Alienación:

Esta es la primera carta que intento escribirte.

Ya comienza a instalarse el calor. Se inaugura la temporada de sandalias y la búsqueda de calzado apropiado para soportar altas temperaturas. Es la época en que los agapanthus brotados empiecen a florecer y vos te instalas cada vez más en mi potente cotidianidad.

Ayer, domingo por la tarde, estuviste presente todo el tiempo. Te sentí besándome la nuca apasionadamente. Y vos sabés que muero de amor cuando me estrujas todos los rollos de la panza y de la espalda. Siento vergüenza y un descaro amoroso de tu parte cuando apretás mis brazos blancos y flácidos.

Te deseo cada vez que me mirás como una mercancía. Si, lo sé. Sé que lo que más te gusta es mi fuerza de trabajo. Que te encanta que trabaje horas extras y no pida días de estudio o falte por días de enfermedad.

Te fascina que cubra los gastos de viáticos hasta la oficina, que pague mi café de media mañana y que en el horario del almuerzo coma frente al monitor de la computadora, respondiendo mails, sin desperdiciar el tiempo viendo Facebook, comentando en Twitter o chequeando mi Instagram.

No te pongas celosa si no respondo rápido el whatsapp, no lo hago a propósito, sino que a veces quiero ir al baño sin el celular. Haceme un lugarcito en vos, no me dejes afuera.

Te prometo que voy a ganar más plata para que podamos vivir en las comodidades que nos merecemos.

Te amo proletariamente.

Pd. Te lo vuelvo a repetir, pronto vamos a quemar toda la guita que ahorré del aguinaldo de julio. Quiero que cambiemos el modelo del auto.

-♥-


 

FRASES